Esperaba ansioso a su amigo, ya que su madre le ponía algo nervioso. Estaban a solas y ella, que es una mujer curiosa, solo podía pensar en la polla de el amigo mulato de su amigo. En un momento dado, decidió desnudarse e ir al grano, algo que al chico le dejó a cuadros, pero que terminó de convencerle para echar un polvazo interracial en el salón de casa.

Publicado en Interraciales el día 10 de Junio de 2015
Compartir artículo: