La madre de mi amigo es una madurita de esas que todos nos follariamos y me la pone mas dura que el cerrojo de un penal. El otro dia fui a buscar a mi colega a casa y no habia llegado aún. Me abrió la puerta su madre, en bikini y con evidentes ganas de que la metiera mano. Me dejé hacer y todavia me empalmo cuando lo recuerdo todo.

Publicado en Maduras el día 10 de Junio de 2015
Compartir artículo: