Las casualidades del destino han querido que este joven llegue a casa de su amigo precisamente cuando él todavía no ha llegado… Allí se encuentra a su madre, una madura caliente, que no duda en invitarlo a entrar para esperar a su hijo. Empiezan a hablar y entre unas cosas y otras terminan echando un polvazo en mitad del salón. No veas como grita de placer la madura al follar con el amigo de su hijo.

Publicado en Maduras el día 1 de Febrero de 2014
Compartir artículo: